hojas home
hojas home 2
hojas home 3

Tips para controlar
el peso y tener hábitos saludables


El peso corporal siempre ha sido un indicador de salud y del estado nutricional de cada persona, pero a causa del sedentarismo y de los inadecuados hábitos saludables, esta es una de las primeras medidas que se descontrolan generando alerta y hasta preocupación.

Cuando hablamos de peso corporal nos referimos a la cantidad de masa que alberga el cuerpo, es decir, a la suma de grasa, músculo, hueso y agua. Cuando este se gana descontroladamente o se presenta el efecto rebote, algunas personas tienden a realizar dietas restrictivas o a comer sin algún balance nutricional.

¿Cómo bajar de peso?

Seguro es la pregunta que muchos se hacen. Hay quienes reciben consejos de amigos o familiares, otros buscan internet u otros medios que recomiendan desde tomar agua con limón en ayunas, hasta procedimientos invasivos o dietas milagro.

La primera pregunta que se debe hacer cada quien es: ¿por qué gané tanto peso? Cuando hay consciencia sobre los hábitos de consumo, los antecedentes o la condición médica y física, el proceso para perder o ganar kilos puede ser más efectivo y responsable porque se conocen los requerimientos y necesidades de cada organismo.

No obstante, es importante recibir una asesoría y el respecto acompañamiento de un profesional en nutrición, pues no solo están en juego unos números de más o menos en la báscula, sino la salud que debe primar en cualquier tratamiento de peso corporal.

La manera más efectiva seguramente no será la más rápida, recuerda que acá influye la combinación de una alimentación completa, equilibrada y saludable con actividad física y ejercicio. Además, para que sea sostenible en el tiempo, requiere de un proceso que toma tiempo, aspecto que muchas “dietas milagros” no cumplen.

¿Qué debes tener en cuenta para bajar peso?

Establece objetivos reales y alcanzables a un corto y mediano plazo. Estos te llevarán a cumplir tu meta.

 

Asume la mejor actitud. Deja a un lado los pensamientos negativos: “no puedo” o “ya lo he hecho todo”.

 

Incluye frutas frescas en tu alimentación diaria. La porción dependerá de los requerimientos individuales.

 

Los jugos naturales no siempre tendrán el mismo aporte nutricional que la fruta entera porque en los procesos de licuado y colado se pierde fibra, además, hay quienes les adicionan endulzantes. Los batidos sí pueden ser una alternativa para cubrir ese requerimiento de fibra, agua, vitaminas y minerales que proporcionan las frutas.

 

La manera más fácil de incluir vegetales es en el almuerzo y la cena, pero como este grupo de alimentos no tiene horario puedes incluirlos en el desayuno o como snack. Aquí jugara tu creatividad.

 

Es falso y contraproducente eliminar totalmente las harinas y aumentar, por ejemplo, las proteínas. Seguramente tendrás consecuencias no deseadas en el metabolismo, como reducción de tu nivel de energía, dificultades con la digestión o con el hábito intestinal. Lo que debes controlar es la porción, calidad y el tipo de cocción o preparación.

 

Reduce la ingesta de azúcares refinados contenidos en dulces, postres, panes blancos y productos de pastelería.

 

Reemplaza por agua las bebidas industrializadas (jugos artificiales, gaseosas, té instantáneo o energizantes). Si esta opción no te gusta, saborizala con rodajas de limón y hojas de menta o hierbabuena.

 

Haz del ejercicio programado un hábito saludable en tu vida. Según la OMS, es recomendable realizar 150 minutos semanales de alguna actividad aeróbica. Cuando el ejercicio está contraindicado o es nulo. debes procurar estar más activo en la rutina diaria: caminar más por desplazamientos, preferir escaleras en lugar de ascensor y tomar pausas activas.

 

Ten presente que en tu alimentación debe prevalecer siempre lo natural para asegurar la calidad nutricional. El cuerpo humano necesita todos los grupos alimentarios para funcionar correctamente, por ello, siempre que vayas a iniciar un plan para rebajar o aumentar el peso corporal, debes asesorarte de un profesional de la salud y así tendrás una vida en armonía.

ARTÍCULOS RELACIONADOS


    Recibe en tu

    correo

    consejos e invitaciones de una

    Vida en Armonía