hojas home
hojas home 2
hojas home 3

Recomendaciones para comenzar con una rutina de ejercicio


La mejor opción para estar físicamente activos, es hacer ejercicio. Es una de las recomendaciones más escuchadas en consultas médicas, comerciales, periódicos, revistas fitness y personas alrededor. La actividad física diaria y el ejercicio constituyen un punto angular dentro de un estilo de vida saludable, así que, si eres de los que constantemente tienen la iniciativa de empezar con algo, pero se queda sólo en eso, te vamos a orientar para que ese impulso se materialice en construir un hábito y crear una rutina de ejercicio perfecta para tí:

 

Encontrar la motivación de por qué y principalmente para qué lo haces; ya que ese será el motor que logrará convertir tu rutina de un propósito, a algo indispensable en tu día a día.

Evaluar el estado de salud, ya que es fundamental determinar física y orgánicamente la condición para realizar determinadas actividades y así prevenir riesgos asociados a condiciones como de exceso o déficit de peso, problemas articulares, capacidad respiratoria y condiciones cardiovasculares, entre otras.

Establecer y evaluar si los objetivos que se plantean cumplir son a nivel de salud y bienestar o si lo que motiva es el tema estético, es primordial.

Tipo de actividad que realmente disfrutas. Según el objetivo que buscas o lo que más comodidad te brinde, puedes elegir entre actividades de mayor o menor compromiso cardiovascular, fortalecimiento, relajación; que sean para realizar en grupo o de manera individual, en ambientes cerrados o al aire libre.

La Organización Mundial de la Salud recomienda realizar 150 minutos de actividad física a la semana, lo que se puede convertir en a 30 minutos, 5 veces a la semana; y puede fraccionarse en mínimo sesiones de 10 minutos a lo largo del día, algo realmente fácil de cumplir.

Metas realistas: para que el proceso sea satisfactorio hay que buscar ir escalón por escalón, con objetivos a corto plazo que nos permitan cumplirlos sin frustrarnos e ir creando hábitos de trabajo por metas.

La alimentación adecuada es un factor determinante en la construcción de salud y bienestar y estar cumplir los objetivos; no en vano desde la antigüedad Hipócrates planteó “Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”.

Parte importante de este proceso es contar con la indumentaria indicada; cambiar el traje, las faldas, los zapatos elegantes y la cartera, por un buen par de tennis y ropa cómoda que nos haga sentir cómodos, tranquilos y preparados para sudar, correr y ejercitarnos bien,, eso lo vale todo.

Para empezar, debemos tener presente:

Encontrar la motivación de por qué y principalmente para qué lo haces; ya que ese será el motor que logrará convertir tu rutina de un propósito, a algo indispensable en tu día a día.

Evaluar el estado de salud, ya que es fundamental determinar física y orgánicamente la condición para realizar determinadas actividades y así prevenir riesgos asociados a condiciones como de exceso o déficit de peso, problemas articulares, capacidad respiratoria y condiciones cardiovasculares, entre otras.

Establecer y evaluar si los objetivos que se plantean cumplir son a nivel de salud y bienestar o si lo que motiva es el tema estético, es primordial.

Una vez lo tengas claro, hay algunos puntos más a considerar:

Tipo de actividad que realmente disfrutas. Según el objetivo que buscas o lo que más comodidad te brinde, puedes elegir entre actividades de mayor o menor compromiso cardiovascular, fortalecimiento, relajación; que sean para realizar en grupo o de manera individual, en ambientes cerrados o al aire libre.

La Organización Mundial de la Salud recomienda realizar 150 minutos de actividad física a la semana, lo que se puede convertir en a 30 minutos, 5 veces a la semana; y puede fraccionarse en mínimo sesiones de 10 minutos a lo largo del día, algo realmente fácil de cumplir.

Metas realistas: para que el proceso sea satisfactorio hay que buscar ir escalón por escalón, con objetivos a corto plazo que nos permitan cumplirlos sin frustrarnos e ir creando hábitos de trabajo por metas.

La

alimentación adecuada es un factor determinante en la construcción de salud y bienestar y estar cumplir los objetivos; no en vano desde la antigüedad Hipócrates planteó “Que tu medicina sea tu alimento, y el alimento tu medicina”.

Parte importante de este proceso es contar con la indumentaria indicada ; cambiar el traje, las faldas, los zapatos elegantes y la cartera, por un buen par de tennis y ropa cómoda que nos haga sentir cómodos, tranquilos y preparados para sudar, correr y ejercitarnos bien, eso lo vale todo.

 

ARTÍCULOS RELACIONADOS


    Recibe en tu

    correo

    consejos e invitaciones de una

    Vida en Armonía