hojas home
hojas home 2
hojas home 3

EJERCICIOS EN CASA PARA
FORTALECER LA MENTE


Estar presente es un hábito que te puede generar mucho bienestar y que puedes lograr haciendo una serie de ejercicios en casa, a través de la meditación o del mindfulness.
Contrario a lo que muchos imaginan, meditar no es dejar la mente en blanco porque de ninguna manera será esto posible. Más bien tiene que ver con reconocer en plena consciencia todo el entorno desde la experiencia única del presente, que es donde sucede la vida.
A continuación te proponemos una serie de 4 ejercicios en casa para que te conectes con el presente y ejercites la mente. Seguramente podrás escapar de la angustia del pasado o de la ansiedad del futuro.

Ejercicios en casa para meditar

Reconoce tus sentidos: la mente reconoce como real todo aquello que pueda ser percibido como un estímulo mediante los sentidos, por esta razón, ejercitar la mente a través de V.A.K.O.G es una de las formas más básicas para estar presente.

V.A.K.O.G:

estímulos Visuales, Auditivos, Kinestésicos, Olfativos y Gustativos

Ejercicio 1. Toma conciencia de las sensaciones de tu cuerpo:

  1. ¿Estás sentado o recostado?
  2. ¿En qué lugar te encuentras?
  3. Siente tus pies y dirige toda tu atención a ellos. ¿Cómo se sienten?
  4. ¿Puedes percibir la temperatura de tu cuerpo y la de tus pies?
  5. ¿Cuál es la sensación térmica del lugar donde te encuentras?
  6. Reconoce si te encuentras en quietud o en movimiento ¿Puedes sentir y ser consciente de estas sensaciones?

Comienza siempre por sentir y escuchar las señales de tu cuerpo. La mente se ejercita a través de la atención. ¡Donde un ser humano pone su atención, allí está él y en ello se convierte!
Ejercicio 2. Ahora observa los colores y las formas que hay a tu alrededor. Toma un momento para reconocer:

  1. ¿Cuál es el color más predominante en el lugar que te encuentras? Verifica los tonos y las formas de todo lo que te rodea. Observa de qué material están hechos algunos de los objetos.
  2. Observa y siente. Percibe las texturas y sus temperaturas. Mientras reconoces estos dos estímulos, prepara tu mente para sentir los sonidos y los aromas del lugar.
  3. ¿Puedes reconocer los sonidos en donde te encuentras? ¿Qué escuchas?
  4. Identifica cada sonido o incluso el silencio y reconócelos prestando atención a ellos
  5. ¿Cuántos sonidos logras identificar al mismo tiempo? ¿Qué tan profundo es el silencio o la quietud de tu momento?

Ejercicio 3. Vincula a tu experiencia de colores, formas y sonidos el aroma del lugar en donde te encuentras. Quizá pueda pasar inadvertido pero hay diferentes sensaciones olfativas allí:

  1. Acerca una de tus manos a la nariz y percibe con tu olfato la memoria de aromas que contiene tu piel.
  2. ¿Qué aromas hay en el ambiente? ¿Te resultan agradables? Lo estás haciendo muy bien, pues en este momento toda tu atención se encuentra en el presente.
  3. ¿Eres consciente del aroma de tu computador o de tu teléfono? Hazlo ahora, percíbelo

Ejercicio 4. Procura integrar un sabor a esta experiencia. Reconoce primero la sensación de salivación en tu boca:

  1. ¿Puedes sentir las formas al interior de tu boca delineando con la lengua la posición de los dientes y la estructura de tus labios?
  2. Percibe las sensaciones, texturas, temperaturas, aromas y ahora sabores ¿Te es posible obtener algo de alimento o sabor de tu entorno y llevarlo a la boca?
  3. ¿Qué tal si saboreas una hoja o una pequeña rama de una planta o algo de agua quizá?

Integra todos los estímulos y las sensaciones de V.A.K.O.G en tu experiencia para estar presente y recuerda que con una serie de ejercicios en casa puedes ejercitar la mente para evitar quedar atrapado en el pasado doloroso o en la incertidumbre del futuro.

¡Estás aquí, estás presente!

William Fernando Sánchez

ARTÍCULOS RELACIONADOS


    hojas-suscribir-top

    Recibe en tu

    correo

    consejos e invitaciones de una

    Vida en Armonía

    icon-correo-suscribir
    hojas-suscribir-bottom