hojas home
hojas home 2
hojas home 3

Dietas milagro o una
alimentación saludable


¿La palabra ‘dieta’ te parece un término familiar? Seguramente la has escuchado en un escenario muy particular: perder peso rápidamente con muchos sacrificios, entre ellos, pasar hambre, comer cosas aburridas, seguir pasando hambre y aún así considerar que tienes una alimentación saludable.

 

 

Si consultamos la definición de dieta en el diccionario de la Real Academia Española, primero encontramos que la palabra deriva del griego díaita, que hace referencia a ‘régimen de vida’. Entre otras definiciones, encontramos “conjunto de sustancias que regularmente se ingieren como alimento” y la visión que más usamos: “privación completa de comer”.

Al referirnos a ‘dieta’, popularmente pensamos en dejar de comer, en privarnos de ciertas cosas buscando un objetivo, como la pérdida de peso. Sin embargo, estamos muy lejos de creer que dieta puede ser sinónimo de una alimentación saludable, balanceada, variada y asequible; realmente, ¡no tiene que ver con sacrificios!

Es usual encontrar resultados rápidos a costos muy altos con las muy nombradas y populares dietas milagro, las cuales prometen bajar 10 kilogramos en un mes, recomiendan combinaciones exactas de alimentos con exclusión de otros, horarios innegociables para comer, bebidas exóticas y hasta recurren al uso de pastillas, proteínas de tarro y otro tipo de sustancias.

Aunque estas dietas, con regímenes alimentarios extremos, ayudan a deshacerse de los kilitos de más, te has preguntado ¿cuál es el costo/beneficio real? Aquí te contamos algunas cosas que debes saber:

 

Puede haber una pérdida de peso inminente, pero no disminuye el índice de grasa, sino de agua y músculo. A menor cantidad de músculo, la pérdida de peso se hace más difícil.


En una dieta hay restricciones de energía muy frecuentes o severas y el cuerpo siempre está en modo ahorro. Cuando se vuelve a comer lo usual, sucede un efecto rebote o yo-yo: se puede recuperar mucho más del peso perdido, pero sólo en grasa.


Hay quienes tienen una relación malsana con la comida, el acto de alimentarse y la percepción del propio ser porque les han infundido miedos y temores con mitos sobre los alimentos.


Este tipo de dietas milagrosas no tienen fundamento o sustento científico.


 

Antes de que comiences una dieta, visita un profesional en nutrición para que evalúe tus necesidades de energía y nutrientes y te oriente en la construcción de hábitos de vida saludable para que no tengas que hacer “dieta” ni un solo día de tu vida.

Si sigues estos consejos comerás delicioso sin restringirte de nada porque lo mejor de la vida está en disfrutar de la buena comida, al mismo tiempo que cuidas de tu salud.

ARTÍCULOS RELACIONADOS


    Recibe en tu

    correo

    consejos e invitaciones de una

    Vida en Armonía